El ajuste proyecta sombras sobre la gestión municipal

¿Cómo impactará el ajuste fiscal anunciado por el gobierno nacional al municipio? Desde el año pasado Julio Garro supo que sería un año difícil, y siguiendo la línea que bajó el gobierno de María Eugenia Vidal recortó personal y cargos políticos y adhirió a la ley fiscal, igual que muchos otros municipios de la Provincia. Supo además en aquel momento que éste no sería un año de aporte de partidas extra y por eso se enfocó en resaltar ejes de gestión local que no implicaran grandes erogaciones, como el futuro código de convivencia o los sistemas de alerta temprana de temporales. Con lo que no contaba era con la disminución de los recursos previstos ni con la incertidumbre sobre el riesgo de paralización de obras que están en ejecución o por empezar.

No lo dice públicamente, pero el intendente, al igual que los jefes comunales de otros distritos, mantiene una gran preocupación por la sanción de ley para aminorar el impacto de las tarifas que anula el cobro de una contribución municipal a las empresas de servicios y que en La Plata incidiría seriamente en el presupuesto. Es que en 2018 el municipio espera cobrar a Camuzzi y Edelap por ese concepto unos 350 millones de pesos. “Sería un golpe que nos parte al medio”, evaluó un funcionario del gabinete en privado. Como el resto, plantearán al gobierno provincial alguna especie de “compensación”, una pretensión poco auspiciosa en este contexto. “Al menos, que paguen algo de la deuda por la tasa de Capitalidad”, insistieron en una mesa redonda. Pero la idea tampoco se recibió con optimismo: es que la gestión de Vidal se mostró renuente desde el principio a pagar esa contribución por los servicios municipales que la Comuna brinda a los edificios provinciales y la deuda que acumula suma ya 400 millones de pesos con malas perspectivas de cancelación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − ocho =