CFK y La Cámpora quieren fijarle límites de acción a Scioli

Cuanto mayor sea la debilidad del candidato del FpV, cuanto más duros los ataques, mayor será el consenso interno que obtenga.

La nueva paradoja sciolista es:mientras más en riesgo esté su chance de ganar en primera vuelta, menos pases de factura internos recibirá. Dicho de manera contrafáctica: si el triunfo de Daniel Scioli se diera por hecho, el cristinismo le marcaría la cancha todavía más explícitamente.

Cristina Kirchner ya le dedicó a Scioli una defensa pública con más tono de amonestación que de apoyo, tras la vuelta a las apuradas desde Italia. Pero la Presidenta y sus dirigentes leales podrían ser mucho más imperativos en sus avisos. Entre los planes del cristinismo figura una serie de nuevas advertencias para el candidato a la sucesión presidencial. Es para que Scioli ni siquiera considere la posibilidad de desviarse del “modelo”. Los mensajes por ahora quedaron en pausa, pero de ninguna manera fueron descartados.

Cuanto mayor sea la debilidad externa de Scioli, cuanto más duros los ataques de la oposición, y del Grupo Clarín, mayor será el consenso interno que obtenga el candidato.

Tras las PASO, el director de la Afsca, Martín Sabbatella, fue uno de los cristinistas que alzó la voz sobre la futura pulseada por el poder: “El presidente es el presidente, pero la líder del proyecto va a seguir siendo Cristina”, dijo. El aviso sonó a reproche por la performance de Scioli, único candidato que supuestamente excedía el núcleo duro de los votantes K por arriba del 40%.

Pero la agenda obligó al repliegue y a una postura más a la defensiva del conglomerado oficialista. En realidad, La Cámpora fue casi el único colectivo que tuvo que morderse la lengua ante Scioli.

Mientras Scioli cuenta con un solo diputado propio (Omar Plaini), el cristinismo redondearía un bloque de treinta en diciembre. Y podría sumar intendencias en Lanús, Moreno y San Vicente. Así, La Cámpora espera la señal de CFK para retomar con Scioli la vieja danza de las desconfianzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − diez =