El FMI recibió la carta de intención del gobierno argentino

El Fondo Monetario Internacional (FMI) informó hoy que recibió la carta de intención y memorándum de políticas económicas remitida por el Gobierno argentino donde solicita formalmente un acuerdo stand-by de 50.000 millones de dólares, que será aprobado por el directorio del organismo multilateral el miércoles 20 de junio.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dio a conocer la recepción del documento que incluye, entre otras acciones, que del monto inicial de desembolso de 15.000 millones de dólares, la mitad pueda ser utilizada para apoyo presupuestario a través de un programa de venta de divisas con subastas que realizará el Banco Central a solicitud del Tesoro.

Tras esta instancia formal, el Directorio del FMI otorgará la aprobación final al acuerdo en la reunión prevista para el próximo miércoles, tras lo cual se efectivizará el primer desembolso equivalente a un tercio del monto total previsto. Las autoridades del Palacio de Hacienda informaron esta tarde que la Carta de Intención elevada al FMI será difundida mañana.

“El gobierno del presidente (Mauricio) Macri hoy nos proporcionó los detalles de su plan económico y su solicitud formal de apoyo del FMI para este esfuerzo fuerte y ambicioso a través de su Carta de Intención y Memorándum de Políticas Económicas”, señaló Lagarde a través de un comunicado de prensa.

Las expresiones de respaldo de la jefa del FMI al acuerdo con la Argentina ya se habían dado a conocer el sábado cuando Lagarde se reunió con el presidente Macri durante la Cumbre del G-7 en Canadá. “El plan que sustenta la asistencia financiera del FMI está concebido e instrumentado por el gobierno argentino, y pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos”, afirmó Lagarde hoy desde Washington.

En ese sentido, planteó que “los objetivos económicos son significativos y existe una articulación completa de las políticas subyacentes que ayudarán al gobierno a alcanzar sus objetivos. Instituye objetivos fiscales ambiciosos a mediano plazo para el gobierno federal y establece metas de inflación realistas que regirán la conducción de la política monetaria”.

De acuerdo a los detalles anunciados por Dujovne junto al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, el programa de 36 meses implica una reducción del déficit fiscal al 2,7% durante este año, del 1,3% para el año próximo, equilibrio primario para el 2020, y superávit de 0,5% en el 2021.

En lo que respecta a las metas de inflación, el Gobierno se comprometió a cerrar el año próximo en torno al 17%, del 13 % en el 2020 y del 9% en el 2021, mientras que para 2018 el gobierno decidió “no tener metas” sobre la evolución de los precios dado el desvío en el primer tramo del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − ocho =