El Gobierno ya gastó el 70% del presupuesto anual de publicidad

Es una de las partidas que consumió más rápidamente por el año electoral; el promedio del resto de los rubros oscila el 35% de lo previsto; la oposición prevé que requerirá suplementos adicionales
Seis millones de pesos por día. Esto es lo que el Gobierno gasta en publicidad oficial desde que arrancó este año electoral. Pero, así y todo, no le será suficiente: es tan voraz en la ejecución de estos recursos que en apenas cuatro meses y medio ya consumió el 70 por ciento de la partida anual que le destinó la ley de presupuesto 2015 por un total de 1203,2 millones de pesos. Es muy probable, entonces, que durante el segundo semestre reciba otro refuerzo millonario para llegar con buen oxígeno a las elecciones presidenciales de octubre.

La política comunicacional del Gobierno es prioridad en la ejecución presupuestaria este año. Lo revelan las propias cifras oficiales: mientras que el programa Prensa y Difusión de los Actos de Gobierno lleva gastado el 70 por ciento de sus recursos -840 millones en total-, la ejecución promedio del resto de las partidas del Presupuesto 2015 no supera el 35%. Exactamente la mitad.

Pero sería un error pensar que el Gobierno canaliza sólo por este programa su política publicitaria; el universo comunicacional del kirchnerismo comprende además el programa Fútbol para Todos -que lleva ejecutado el 44,2% de sus 1634 millones de pesos para este año-, como también las distintas áreas de la administración pública que propagan la gestión kirchnerista, como la Televisión Pública, la agencia oficial Télam y el Instituto del Cine Incaa, por mencionar algunas

A este vasto complejo propagandístico oficial habría que sumar las cadenas nacionales de la presidenta Cristina Kirchner, cada vez más frecuentes a medida que se acerca la fecha electoral. En lo que va del año, ya protagonizó 19 cadenas nacionales, a razón de una por semana promedio. De acuerdo con un informe que elaboró el diputado y jefe de bloque Mario Negri (UCR), desde 2008 hasta el jueves pasado la Presidenta encabezó 125 mensajes por cadena nacional, mientras que su antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, sólo protagonizó dos durante sus cuatro años de mandato. El uso abusivo de esta herramienta le valió al Gobierno varios pedidos de amparo y denuncias penales de la oposición, que denuncian el fuerte tono electoralista de los mensajes presidenciales por cadena.

«Durante el gobierno kirchnerista, la publicidad oficial se convirtió en un elemento distorsionador de las campañas electorales. Mientras la ley fija para todos los partidos políticos regulaciones estrictas en materia de topes en los gastos y en la duración de las campañas, el Gobierno las esquiva con el uso de la publicidad oficial», advirtió el director ejecutivo de Poder Ciudadano, Pablo Secchi.

Silvana Giudici, presidenta de la Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia), dice no sentirse sorprendida por el ritmo casi frenético de ejecución presupuestaria en materia de publicidad oficial. En un informe que presentó este año, Giudici advirtió que entre 2003 -comienzo del ciclo kirchnerista- y 2014, el Gobierno incrementó en un 3811% esta partida.

«Con cada ley de presupuesto, el Gobierno suele destinar una cifra a publicidad oficial que, al final del ejercicio, termina siendo mucho mayor. Es una práctica usual del kirchnerismo. En los años electorales, la ejecución es mucho más intensa; lo vimos en las últimas elecciones legislativas. Suele haber un pico en el primer semestre, como sucede ahora, y después refuerzan la partida con más recursos por decisión administrativa del jefe de Gabinete, sin debate previo del Congreso», advirtió Giudici.

Como ejemplo basta lo que sucedió el año pasado, señala Giudici. «En la ley de presupuesto, el programa Prensa y Difusión de los Actos de Gobierno arrancó con una partida de 950 millones anuales. La ejecución final terminó en 1763 millones de pesos. Es un aumento discrecional que se concretó por sucesivas decisiones administrativas, la última de las cuales tuvo lugar el 31 de diciembre pasado por 182 millones. Encima, el Gobierno recién lo comunicó por Boletín Oficial el 12 de enero de este año», denunció Giudici, para quien es muy probable que este año el Poder Ejecutivo repita el mismo comportamiento. Máxime en un año electoral.

Pero el Gobierno no sólo canaliza su presupuesto publicitario por medio de este programa. Debe incorporarse, además, el gasto en publicidad oficial de otros organismos del Estado, entre ellos, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Aerolíneas Argentinas (AA), la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Banco Nación Argentina y Yacimientos Petrolíferos Fiscales SA (YPF), de los cuales se omite publicar información.

Por caso, la Fundación LED señaló que la Anses gastó el año pasado unos 530 millones de pesos en publicidad oficial, mientras que Aerolíneas Argentinas destinó 46,5 millones a este rubro sólo durante el primer semestre de 2014. Ambos datos fueron suministrados por sendos organismos públicos.

El problema no es solamente la ejecución millonaria de recursos públicos en propaganda oficial, sino la arbitrariedad en la distribución de la publicidad oficial. Según la Fundación LED, desde 2011 hasta la fecha se ha acentuado notablemente la brecha entre los medios que más recursos reciben y aquellos a los que se les asigna, sin criterio razonable, menor pauta oficial.

«Del análisis preliminar de la información realizado por la Fundación LED, se desprende que la matriz de distribución arbitraria de los recursos destinados a la pauta publicitaria tiende a consolidarse, concentrando la asignación de recursos en un reducido grupo de medios de comunicación con líneas editoriales afines al Gobierno relegando a los medios independientes o críticos de la gestión oficial, concluyó el informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 8 =