Felipe Solá pedirá que abran las urnas donde sospecha que le robaron votos

Su vice, Daniel Arroyo, aseguró que hoy formalizarán la denuncia ante la justicia electoral. Creen que los fiscales del Frente Renovador pudieron haber sido «comprados» por otras fuerzas

El candidato a gobernador bonaerense del Frente Renovador, Felipe Solá, recalentó ayer la campaña con denuncias de fraude. el diputado nacional está convencido de que le robaron al menos 200 mil votos en las elecciones primarias del 9 de agosto. De confirmarse sus sospechas, cambiaría el resultado de la elección y el partido de Sergio Massa quedaría segundo en la pelea por la Gobernación bonaerense.

Daniel Arroyo, compañero de fórmula de Solá, informó que hoy formalizarán la denuncia ante la Justicia. «Queremos que abran las urnas y cuenten los votos para saber qué pasó; el problema es con las planillas, no con las boletas»,La presentación tiene un punto paradójico. Las planillas que firmaron y retiraron los propios fiscales del Frente Renovador ya habían detectado las anomalías, por lo tanto en el equipo de Solá no descartan la posibilidad de que las personas que habían sido designadas para cuidar sus sufragios hayan sido «compradas» por otras fuerzas políticas. «Puede haber connivencia o puede haber errores; hay distintas situaciones», analizó Arroyo.

El escrutinio provisorio de las primarias arrojó que la macrista María Eugenia Vidal fue la candidata a gobernador bonaerense más votada, con el 29,43% de los votos. Segundo había quedado el kirchnerista Aníbal Fernández con 21,17% (1.628.223 sufragios). Pero el massista Solá sospecha que ese puesto en realidad es suyo.

Las sospechas surgieron cuando descubrieron que la suma de los votos obtenidos en la provincia por los precandidatos presidenciales que lo acompañaban en la boleta (Sergio Massa y José Manuel de la Sota) era 2,35% superior a lo obtenido por él.

Primero pensaron que podría tratarse de un simple caso de corte de boleta: los electores querían votar a los precandidatos presidenciales de UNA, pero no a su postulante a gobernador. Luego, al mirar los telegramas en detalle, empezaron a descubrir las irregularidades: en muchas mesas en que Massa y De la Sota sumaban más de 100 votos, Solá tenía cero; en otras, ninguno de ellos había tenido un solo sufragio, cuando habían ganado en la urna de al lado.

Lo que en principio podría pensarse que fue un error aparece una y otra vez en distintos partidos de la provincia de Buenos Aires. Sólo en Mar del Plata, Solá y sus asistentes detectaron un faltante de 15.338 votos, lo que es equivalente a casi el 5% de los sufragios emitidos en el partido de General Pueyrredón, segundo municipio más grande de la provincia. Casos parecidos son analizados en los distritos de La Matanza, La Plata, Florencio Varela y Adolfo Alsina, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =