Gobierno calificó de «destituyente» el fallo que anuló la elección en Tucumán

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, calificó de «disparate jurídico» un fallo judicial que anuló las elecciones tucumanas, acusó a los magistrados que lo adoptaron de cometer el «delito de prevaricato» y vaticinó que finalmente será la Corte Suprema de Justicia de la Nación la que «resolverá» la situación.

«Es uno de los disparates jurídicos más grandes de la historia argentina. Esto termina inexorablemente en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que va a tener que intervenir y resolver estas cosas», afirmó Fernández.

El funcionario sostuvo que la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán tomó una decisión «ridícula, sin sentido, de una gravedad institucional inusitada y destituyente».

En particular, Fernández advirtió que el tribunal, para poder intervenir, declaró inconstitucional el artículo del Código Procesal que indica que «la competencia» judicial «se define por la materia» de que se trate y advirtió que «entonces puede pasar que un juez penal trate una quiebra».

«Es una de las más flagrantes y gravosas formas del forum shopping , seguramente por la amistad que tienen con (el candidato opositor José) Cano», subrayó.

El jefe de ministros se quejó de que «es un forum shopping de los amigos haciéndole favores a los amigos, rompiendo la institucionalidad tucumana».

Por otra parte, Fernández sostuvo en declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno que no tiene «dudas de que no se resuelve en Tucumán esto» sino que «se va resolver en la Corte Suprema» nacional.

Advirtió que el fallo que anuló las elecciones se basa en «notas periodísticas» y cuestionó también la decisión al advertr que «para que existiera nulidad tendrín que haber habido escrutinios cruzados, que no tuviera que ver con lo que decían las actas e ir pidiendo la nulidad de las urnas, en más de la mitad de los casos».

Fernández criticó con dureza al candidato Cano, al considerara que «somete al país a un desaguisado y una vergüenza», al tiempo que sostuvo que los comicios se desarrollaron «sin ningún inconveniente salvo las 42 urnas que se quemaron», episodios en los que, según dijo, participaron integrantes de la oposición.

Sobre los magistrados que adoptaron el fallo, subrayó que «es un delito de prevaricato, que es cuando un funcionario judicial toma una decisión arbitraria sabiendo que no puede hacerlo; es una decisión dolosa».

Además, evaluó que el tribunal contencioso se iba a expedir «el día viernes» pero señaló que «se ha acelerado la situación por la situación de (Fernando) Niembro, de su renuncia» a la postulación a diputado nacional por el frente Cambiemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + dieciocho =