Inundaciones: ahora el Gobierno dice que la siembra directa no tuvo incidencia

El Gobierno dio un giro discursivo con sus acusaciones de que la siembra directa era una de las causantes de las inundaciones que azotaron Buenos Aires y Santa Fe. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, acompañado por el secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, recibió en su despacho a los dirigentes de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), encabezados por su presidenta, María Beatriz Pilu Giraudo, y en ese encuentro dio marcha atrás a las acusaciones vertidas a mediados de la semana pasada.

Aníbal sostuvo era un «acérrimo defensor del sistema de siembra directa» y atribuyó la controversia a una «malinterpretación de sus declaraciones». Fernández había dicho el miércoles último que las inundaciones, además de por el exceso de lluvias y la sudestada, se agravaron porque el agua no drenaba e iba a los ríos por efecto de la siembra directa. Un argumento similar repitió el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona (FPV), y el vocero del gobernador Daniel Scioli, Juan Courel. Otra vez el Gobierno ponía al campo en el banquillo de los acusados.

Aapresid se contactó con Agricultura para pedir una aclaración. Los funcionarios le enviaron a Fernández información técnica propia y del INTA para explicarle que sus declaraciones eran equivocadas. Mientras, los productores expresaron su malestar por las redes sociales.

Para descomprimir la tensión con el agro, Fernández aclaró su posición ante los directivos de Aapresid. Coincidió con ellos en la necesidad de impulsar rotaciones de soja con trigo y maíz para que capturen más agua que la oleaginosa, unos 600 milímetros anuales, y no persista el monocultivo. Sin embargo, no hubo definiciones sobre las restricciones oficiales a las exportaciones de trigo y maíz, una de las causas de la caída del área sembrada con esos cereales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =