Lousteau: “El Estado se expandió mucho y le cuesta financiarse

El economista advirtió sobre el déficit productivo del sector público y su peso en el escenario económico futuro

Falta de reservas, alta inflación, atraso cambiario, déficit fiscal, desequilibrio de la balanza energética y “estancamiento”, son algunos de los problemas que ayer Martín Lousteau evaluó como “coyunturales” de la economía argentina. Durante una charla en la facultad de Ciencias Económicas de la UNLP, el economista describió así los desafíos que deberá enfrentar el próximo gobierno a partir del 10 de diciembre, aunque se enfocó en lo que considera la causa “estructural” de este escenario: “un Estado que se expandió mucho, que dejó de dar respuestas y al que le cuesta financiarse”.

Ante un auditorio completo que integraron alumnos y docentes de esa facultad, el ex ministro de Economía sentenció: “Estos desafíos inmediatos y dificultades para acceder a los mercados tienen un problema estructural del que devienen las dificultades de coyuntura: “La economía argentina no está aumentando su productividad porque es el sector público el que la está perdiendo”.

UN ESTADO EXPANDIDO

Según Lousteau, el Estado argentino se encuentra “expandido” y hoy representa 45 puntos del producto bruto interno. “El problema pasa porque con este peso dentro de la economía, la pérdida de productividad que viene manteniendo en las últimas dos décadas le dan una relevancia en el terreno de lo macro”, explicó.

Y detalló: “En todas las jurisdicciones de la Argentina, capital federal, la provincia de Buenos Aires o provincias del interior del país, hay dos veces más dinero del que había en 2001. Sin embargo, nadie recibe más de dos veces en seguridad, en infraestructura, salud o acceso a la vivienda”, por lo que “si tengo el doble de recursos y no recibo más cosas hay un problema de productividad, y si la productividad no aumenta, no aumenta la economía”.

Y, al referirse a todos los candidatos presidenciales, indicó: “Es raro que ninguno se anime a discutir cómo estamos administrando el Estado es parte del origen de los problemas de la economía de nuestro país”.

CRISIS Y ATRASO CAMBIARIO

El economista también graficó las manifestaciones más visibles de esta cuestión estructural. “Frente a un Estado que se expandió mucho y al que le cuesta financiarse hay que ser muy cuidadosos con el mantenimiento a futuro de las cosas que se quieren brindar. El déficit fiscal es muy grande, es muy alto el nivel de inflación y hay un fuerte problema de financiamiento y falta de dólares”, dijo.

Y cuestionó las “malas políticas” frente a este faltante de reservas: “Se alquilaron dólares caros, con endeudamiento, con el acuerdo con China, con la nueva ley de explotación de hidrocarburos que le da muchas prebendas a empresas para traer inversiones pero que son cosas que tienen un alto costo a futuro. Entonces, ahora hay reservas que no son propias y que van paliando una situación sin resolver el problema de fondo”.

Y advirtió: “Las crisis son episodios que se provocan por la acumulación de inconsistencias y que terminan en una eclosión. No vamos camino a algo como en el 2001 pero las medidas incosistentes están y en economía se puede hacer de todo menos evitar las consecuencias”, al tiempo que señaló: “Si se siguen acumulando, lamentablemente se va a terminar en una devaluación”.

Mientras admitió que en el país hay “atraso cambiario”, también indicó: “Hay un dólar paralelo que es caro, precisamente porque es ilegal, y el oficial es barato, porque además no se puede comprar, pero, si abrieran el cepo, nos quedaríamos sin reservas. Por eso, si se siguen perdiendo dólares y emitiendo cada vez más pesos, hay un problema de que ese valor va a seguir subiendo en el tiempo”.

Y sobre las medidas que debe tomar el próximo gobierno, evaluó: “Hay tres variables interrelacionadas: adecuar el tipo de cambio evitando cambios abruptos, conseguir financiamiento del exterior para que vuelvan a entrar dólares, y ordenar el frente fiscal”.

Sin embargo, como corolario, añadió: “El problema de la Argentina no es el cortoplacismo de lo que tiene que valer el dólar sino superar la cuestión estructural”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − uno =