Massa y De la Sota reafirmaron su frente electoral y apuntaron contra Cristina

Ambos precandidatos encabezaron un acto de UNA en La Rural y criticaron a la Presidenta: «Frenamos su sueño de eternidad»; respaldaron a De Narváez en la provincia

Sergio Massa y José Manuel de la Sota ordenaron sus fichas en el flamante frente Unidos por una nueva Argentina (UNA) y salieron a cuestionar a la presidenta Cristina Kirchner.

«Frenamos el sueño de enternidad de Cristina», destacó el tigrense, líder del Frente Renovador, al recordar su victoria en las elecciones legislativas de 2013. Reunieron en La Rural a cientos de dirigentes y legisladores que ahora se aglutinan en UNA.

Massa ratificó su oposición al kirchnerismo y se fotografió con el gobernador cordobés, en una foto que pareció dirigida a quienes abogan para que «se baje» a la provincia de Buenos Aires y en medio de la seguidilla de fugas de dirigentes que sufre el massismo..

El actual diputado nacional efendió su alianza electoral con cordobés porque, según dijo, «no dudó en plantarse en la idea del federalismo» y «abrirse a sectores radicales, peronistas, vecinalistas».

Otro protagonista del encuentro de hoy fue Francisco De Narváez, quien pelea por la gobernación desde el Frente Renovador y estuviera envuelto en los últimos días en un escándalo por haber agredido a un periodista de un medio platense.

Ayer, desde La Rioja, Massa reclamó que la oposición abandone «egoísmos y mezquindades» y se una para evitar que el kirchnerismo triunfe «en primera vuelta». Destinatarios de sus dichos fueron Mauricio Macri y Margarita Stolbizer, dos que ya negaron esa posibilidad.

«No hay lugar para mezquindades, hay que evitar el triunfo del kirchnerismo en la primera vuelta. Hay que dejar de lado egoísmos, lo que está en juego es el futuro del país», sostuvo Massa, para blanquear sus intenciones y hacer propio un discurso que desde hace semanas repiten sus aliados, pero que el tigrense negaba en público. Por lo mismo, pareció sepultar la amenaza de romper esas alianzas si Pro no acepta la interna, una posibilidad que también enarbolaban desde su entorno.

Con encuestas en la mano, en el massismo creen que Macri repele a los votantes peronistas que, sin otra opción o una primaria que los atraiga, se recostarán en el kirchnerismo, que así podría superar los 40 puntos en la primera vuelta. Se especula que con una oposición dividida, el oficialismo también conseguiría 10 puntos de ventaja sobre el segundo. Y la Presidencia por otros cuatro años más..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − uno =