Ordenan el cese pacífico de la obra que realizan en Plaza de Mayo

La fiscal Claudia Barcia ordenó que la Policía Federal intervenga y evite las obras. El dictamen generó un nuevo entredicho entre la Ciudad y la Casa Rosada

Un grupo de ex soldados continentales que mantienen un acampe desde hace siete años y medio en Plaza de Mayo sorprendió hoy al iniciar la construcción de una estructura con ladrillos y cemento, como una señal de endurecimiento de su protesta: exigen ser reconocidos por el Estado como “veteranos de guerra” para obtener la pensión correspondiente.

El hecho rápidamente se convirtió en noticia y motivó la intervención de la Policía federal, que se acercó a los manifestantes para comunicarles que la fiscal Claudia Barcia ordenó el “cese pacífico” de la obra que pasadas las 11 de la mañana ya tenía un metro de altura.

A media mañana, los ex conscriptos ya tenían levantada una pequeña tapia con cinco filas de ladrillos huecos sobre la zona de Plaza de Mayo donde mantienen el acampe, ubicado frente a la estación del subte de la línea A, en la intersección de las calles Hipólito Yrigoyen y Defensa.

La intervención de la Fiscalía provocó un nuevo capítulo en la pelea entre el gobierno de la Ciudad y la Casa Rosada. El jefe de Gobierno electo, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que la Policía Federal debe intervenir de inmediato para evitar que continúe la obra. Sin embargo, la construcción avanza en medio de la plaza más emblemática de los argentinos.

“El gobierno nacional tiene que actuar inmediatamente. Ellos lo saben. No les puedo responder por qué no lo hacen”, aseguró Rodríguez Larreta

Según informaron fuentes judiciales, cuando la fiscal Barcia llamó a la comisaría 2 para iniciar el desalojo, el efectivo que atendió el teléfono contestó que era imposible acatar con el pedido porque el comisario está de licencia y el subcomisario se encontraba trabajando en otras tareas.

Los ex soldados continentales insisten en que el ministro de Defensa, Agustín Rossi, posee toda la documentación necesaria para avanzar con el proceso administrativo y declararlos como Veteranos de Guerra, pero el funcionario sostiene que “ellos no estuvieron en el TOAS (Teatro de Operaciones Atlántico Sur” durante la Guerra de Malvinas, desarrollada en 1982, que a su criterio “no se desenvolvió en el área continental”; por lo tanto les rechaza el planteo, como han hecho todos los ministros de Defensa desde que empezó la protesta.

Rossi sostiene que la ley 23.848, que establece beneficios para los ex combatientes, “no los reconoce” a los integrantes del acampe como partícipes de la contienda contra el Reino Unido y, por consiguiente, como veteranos de guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =