Primera señal de acuerdo con PRO: Massa bajó un candidato a intendente

Las negociaciones entre el Frente Renovador (FR) y el PRO para alcanzar acuerdos en algunos municipios y forzar escenarios de polarización con el kirchnerismo tuvieron ayer su primer movimiento de fi chas.

El candidato a presidente, Sergio Massa, empujó a su candidato a intendente en Bahía Blanca, Dámaso Larraburu, a declinar su postulación. Allanándole así el camino a Héctor Gay, el macrista candidato de Cambiemos que ahora peleará la conducción de esa ciudad mano a mano con Marcelo Feliú, del Frente para la Victoria (FPV).

“Analizamos que no era lógico seguir y que no estábamos en las mismas condiciones”, explicó Larraburu. Y apuntó directamente al comando de campaña massista: “la semana pasada nos comunicaron que no nos iban a ayudar, que no había mucha voluntad de ayudarnos y de trabajar con nosotros, razón por la cual nos pareció que era tiempo de seguir trabajando por la ciudad”.

Como adelantara BAE Negocios, el caso Larraburu sirve para demostrar que las negociaciones entre el massismo y el PRO para evitar la competencia en algunos distritos empiezan a rendir sus frutos. Y ejecutando la misma estrategia que publicara este medio la semana pasada: cierre de la canilla de fondos para la campaña y presión para llevar a sus candidatos a la renuncia. Así, mientras en Bahía Blanca el que se terminó bajando fue el candidato del FR, en el massismo esperan ahora señales del PRO en otros municipios, para devolver favores y permitirle a alguno de los jugadores de Massa llegar con más chances a las urnas. Entre esos casos están San Miguel, Hurlingham y Malvinas Argentinas, entre otros, donde tres intendentes muy cercanos al jefe del espacioJoaquín de la Torre, Luis Acuña y Jesús Cariglino, en ese orden- corren serios riesgos de perder la Intendencia en manos del FpV.

El que lo obligó a bajarse fue el propio Massa, que se metió de lleno y en persona a acomodar los tantos con el PRO en territorio bonaerense. Así lo confi rmaron fuentes muy cercanas al propio Massa. Sin embargo, aportaron una llamativa explicación. Según esta versión, los contactos del líder renovador en los servicios de inteligencia le informaron de ciertos vínculos de Larraburu con Juan Suris, un bahiense detenido y acusado de manejar una banda narco con operaciones en varios puntos de la provincias. “No queremos tener nuestro Niembro”, argumentaron, en relación el caso del periodista, candidato a diputado nacional de Cambiemos, y sus 21 millones de pesos en contrataciones directas con el Gobierno de la Ciudad.

La relación de Larraburu y Massa se rompió tiempo atrás, cuando el candidato a presidente sumó a Francisco de Narváez al FR. Y terminó de romperse el viernes pasado, cuando el ahora ex candidato a intendente y director del Banco Provincia (BaPro) retomó sus contactos con el sciolismo. Por eso ayer, al confi rmar su renuncia, dijo que “entre Gay y Feliú, votaría a Feliú”.

En las PASO, Cambiemos se impuso en Bahía Blanca con el 37% de los votos, con la suma de dos candidatos a intendente. El FPV, también con dos, se quedó con el 32,6%. Mientras que UNA llegó tercera, con el 13,4 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 7 =