Reclaman reapertura del refugio para mujeres: “Bruera lo único que hizo fue sacarse una foto”

Militantes y trabajadores se manifestaron hoy frente al Municipio por la reapertura del refugio para mujeres víctimas de violencia de género, cerrado en 2013, y denunciaron al intendente y a funcionarias de la gestión por hacer negocios con la problemática de género: “Bruera viene con promesas desde 2014 y lo único que hizo fue sacarse una foto”.

En ese marco, Erica Piccione, delegada de la Asamblea de Trabajadoras de la Dirección de Políticas de Género, desde donde se organizó la jornada, detalló que se presentaron 1.200 firmas para darle visibilidad en el Concejo y se leyó un petitorio. “Estamos con este reclamo desde mediados del año pasado para recuperar el refugio que alberga físicamente a las mujeres con sus hijos e hijas con riesgo”, explicó.

“No hay respuestas de por qué esto reclamo_refugio_bse está demorando”, afirmó Piccione y agregó que “no existe en La Plata un refugio para mujeres víctimas de violencia de género. Nadie de la gestión nos apoya“.

“En el 2014, a nosotras nos prometen que ya hay una casa alquilada. Todo esto de palabra. Ahí aparece la figura de Marta Vedio, subsecretaria de Derechos Humanos, y la de Pablo Bruera. La promesa fue una casa y 17 contratos que están trabados de trabajadoras que nosotras capacitamos desde la Dirección”, contó Piccione.

Por último, denunció: “Nos vimos cara a cara. Cuando se hizo la capacitación con perspectiva de género de futuros trabajadores y trabajadoras, Bruera se sacó una foto y publicó como que estaba capacitando a futuros profesionales y eso fue todo lo que hizo“.

Al respecto, Leandro Amoretti, precandidato a intendente de la ciudad por el movimiento Patria Grande, se hizo presente y aseguró que “lo que pasó con el refugio evidencia dos problemas muy graves de la administración municipal: por un lado, la falta total de política de género, en una ciudad con un lamentable nivel de femicidios, y por el otro, la situación de precariedad en la que trabajan muchos empleados y empleadas municipales”. Agregó que “en el caso del refugio la precarización y el maltrato se vieron con claridad, pero esta forma denigrante de trabajo se reproduce en todas las áreas del gobierno municipal”.

LA CASA DE LAS MARIPOSAS” Y EL LUCRO CON LA VIOLENCIA

reclamo_refugioOtra situación que reclamaron hoy desde la Asamblea de Trabajadoras es que “acá hay un arreglo del Municipio con Flavia Centurión, directora de Políticas de Género de Bruera, por plata“.

“La casa de las Mariposas” funcionó en nuestra ciudad entre 2012 y 2013 bajo la dirección de Centurión, denunciada por violencia laboral por las trabajadoras: “Había una objetivación de la mujer, asistencialismo y no nos pagaban horas extras, francos”, sentenció Piccione. Fue entonces cuando estas mujeres decidieron agremiarse y la funcionaria “respondió con una baja de categoría y una disminución del sueldo en mil pesos de un mes al otro”.

“Hoy ella recibe fondos de la Municipalidad y los destina a una ONG que se llama`Las Mirabal´ para mujeres. No es cuestionable que las mujeres se acerquen sino el lugar que ella ocupa y el rol que le damos a la Municipalidad. Los fondos ¿a dónde se destinan?”, indagó la delegada.

Asimismo, Piccione puntualizó que “el refugio se cierra en 2013 en lugar de cambiar la dirección porque familiares de Centurión, no ella con su apellido porque no se le permite ser funcionaria y dueña de comodato, aparecen como dueños de la casa. Entonces Flavia Centurión deja el puesto y se lleva la casa con ella que había sido una fundación de niños”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =