Repudio al pedido de prisión domiciliaria de Etchecolatz

Tras la designación de Alejandro Esmoris como tercer juez de la cámara de apelaciones de La Plata, organizaciones políticas y de derechos humanos volvieron a concentrar en 8 y 50 para manifestar su repudio al pedido de prisión domiciliaria por parte de Miguel Osvaldo Etchecolatz. A un mes de cumplirse los diez años de la segunda desaparición de Jorge Julio López¸ testigo clave en una de las primeras causas contra Etchecolatz, pidieron “cárcel común, perpetua y efectiva”.

“La designación de Esmoris realmente no nos da muy buenas perspectivas. Ha integrado tribunales en otros lugares de la provincia y tiene posturas contrarias a la vigencia de los derechos humanos”, expresó  Marta Vedio, ex subsecretaria de Derechos Humanos de la municipalidad y militante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

Vedio insistió en la necesidad de que la justicia “no se amolde a los nuevos vientos que soplan. El presidente Macri está diciendo públicamente que los juicios van a seguir porque los familiares tienen derecho a saber la verdad. Pero no sólo tienen derecho a saber la verdad, tienen derecho a que se haga justicia; ese derecho lo vamos a acompañar y sostener todo lo que sea necesario”.

Por su parte Luz Santos, abogada del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) adelantó a este medio que presentaron un escrito unificado desde el colectivo “Justicia Ya”, en el que manifiestan expresamente que a  Etchecolatz no le corresponde la domiciliaria: “No están dadas las condiciones, pese a tener más de setenta años su estado de salud es estable. Tiene los problemas propios de la edad que pueden ser atendidos perfectamente en el hospital de la cárcel de Ezeiza, donde está alojado”, aseguró.

Desde el CeProDH consideraron las condenas del represor -perpetua por genocidio- y la sumatoria de causas que lo condenan por “crímenes terribles contra la humanidad”. Según Santos, “para que haya una justicia real no tienen que ser condenas testimoniales, deben cumplirse en cárcel común y perpetua. No puede estar en su casa, tranquilo, mirando los juicios por televisión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =