Vidal endurece el discurso para polarizar con Aníbal Fernández

Es ella o yo”, bramaba hace casi dos años Francisco De Narváez en su afán por mostrarse como el principal antagonista al oficialismo y a su principal referente, Cristina Fernández de Kirchner. Con la necesaria variante para ajustarlo a las cuestiones de género, ese slogan de campaña aparecerá cada vez con más frecuencia en los discursos de María Eugenia Vidal.

La candidata a gobernadora de Cambiemos tomó la decisión de endurecer sus posiciones frente a su adversario del oficialismo Aníbal Fernández. Todo, en busca de polarizar con el jefe de Gabinete nacional y alimentar no sólo el sueño de la Gobernación sino, además, traccionar en pos del objetivo de depositar a Mauricio Macri en el ballotage.

ESTRENO

Parte de esa estrategia estrenó Vidal en las últimas horas durante una recorrida de campaña en Mar del Plata. “Es Aníbal Fernández o yo”, disparó la dirigente macrista.

“El 25 de octubre los bonaerenses van a elegir, entre otras cosas, quién se va a hacer cargo de la educación pública de sus hijos, quién va a combatir a los narcos y quién va a hacer las obras contra las inundaciones, si Aníbal Fernández o yo”, afirmó.

El giro de Vidal, que hasta hace algunos días se negaba a hablar de sus adversarios, tiene que ver con una realidad que sacudió a Cambiemos: el caso Niembro.

El periodista deportivo renunció a la candidatura a diputado nacional, y si bien en el macrismo se niegan a admitir que el caso haya afectado tanto a Macri como a la propia candidata a gobernadora, el espacio opositor sintió el cimbronazo.

Ingresando en el terreno de las definiciones, a poco más de un mes de los definitorios comicios del 27 de octubre, el macrismo resolvió salir a jugar fuerte y plantear, además de propuestas específicas para la Provincia, el intento por potenciar la candidatura de Vidal.

Hace algunas horas, ese intento de forzar la polarización con el FpV en desmedro del Frente Renovador y Felipe Solá, fue confesado sin vueltas por unos de los candidatos a intendente de Cambiemos.

Desde La Matanza, el postulante Miguel Saredi lo dijo sin vueltas. “Hay que ir uno por uno y decirle a los bonaerenses que se puede cortar la boleta en el medio”, disparó, en alusión al lugar donde se encuentran tanto Vidal como Fernández en la boleta sábana.

PERJUDICIAL

En tanto, quien reconoció que el caso Niembro estaba perjudicando a Vidal fue el candidato a diputado nacional por Mendoza, Julio Cobos.

El mendocino avaló la renuncia de Fernando Niembro a la candidatura de diputado nacional por Buenos Aires, al evaluar que si continuaba en carrera “perjudicaba” a la postulante a gobernadora de Cambiemos, María Eugenia Vidal.

“En la Justicia existe el beneficio de la duda a favor del principio de inocencia. Pero en política el beneficio de la duda juega en contra. Pienso que la decisión que se ha tomado fue en función de eso”, señaló el dirigente mendocino radical.

No obstante, Cobos consideró que “bajarse (de la candidatura) no implica reconocer los hechos de corrupción”, pero sostuvo que la decisión “fue para que no se complique más la situación, sobre todo para la candidata a gobernadora de la provincia, que es una mujer prácticamente nueva en la política. Con Niembro de cabeza de lista la perjudicaba”.

Esa posición es compartida por varios sectores del radicalismo que empujaban la salida de Niembro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + catorce =